Sandisk Extreme Pro
Informática, PC

SSD SanDisk Extreme Pro 240 GB: Instalación en portátil y test de rendimiento

4 Junio, 2015

En esta ocasión vamos a analizar un producto que cada vez está siendo más y más demandado dentro de la industria de los PCs y sobretodo dentro del mercado de los portátiles, un mercado que cada vez quita un trozo de pastel mayor al del ordenador de sobremesa de toda la vida y es por eso que en esta ocasión y aprovechando que SanDisk España nos ha enviado una unidad de disco duro SSD SanDisk Extreme Pro de 240 GB, hemos querido hacer un análisis del mismo utilizando como equipo de pruebas, un portátil gaming en lugar de un PC convencional, explicando paso a paso la instalación del disco duro y además hemos realizado una migración del sistema operativo hacia el nuevo disco duro y en la segunda bahía del portátil hemos conectado el antiguo disco duro Hitachi con interfaz Serial ATA y velocidad de 7400 rpm.

Los discos duros SSD han significado un enorme cambio en la industria del almacenamiento pero su mayor handicap hasta el momento ha sido sin duda el precio, demasiado prohibitivo para la escasa capacidad de almacenamiento ofrecida. Llegamos a ver unidades de 64 GB que superaban los 100 euros, lo que no tenía demasiado sentido para la mayoría de usuarios. Pero hoy discos duros como este SanDisk Extreme Pro están disponibles en capacidades de almacenamiento de 240, 480 y 960 GB, lo que los convierte en un producto muy jugoso y donde el precio ya no es un problema.

De hecho, todo fan del PC e incluso del mundo de los portátiles de alto rendimiento, o al que simplemente le guste llevar a cabo tareas de ofimática o de navegación por Internet lo más rápido posible, debería tener en cuenta que la interfaz SATA que hasta ahora era la predominante, irá perdiendo terreno hasta quedarse totalmente obsoleta, ya que todo son ventajas para los discos duros SSD:

  • Menor ruido.
  • Mayor durabilidad.
  • Menor peso.
  • Menor fragilidad.
  • Acceso a datos y velocidades de transferencias inigualables.
  • En el caso del SanDisk Extreme Pro, garantía por 10 años.
  • Menor consumo energético.

Tal y como ya os habíamos anunciado con anterioridad, hoy queremos hablaros del Extreme Pro de SanDisk, un SSD que es primo hermano del Extreme II, al cual se le han hecho algunos cambios que lo mejoran sensiblemente. El Extreme Pro es ambicioso y no esconde sus cartas, su destino son los jugadores de videojuegos o los profesionales del diseño que sobrecargan sus ordenadores con datos peso bestial y que desde luego no encontrarán en ninguno SATA lo que este Extreme Pro tiene para ofrecerles.

Y si, ya se que muchos estaréis diciendo, ¿disco duro para juegos? Pues si, aunque los juegos actuales suelen cargar la mayor parte de datos en la memoria RAM, dado que se suelen manejar cantidades de RAM que en muchos casos superan los 4 GB, ¿qué hay de las molestas cargas de mapeado? ¿de las instalaciones en disco duro? ¿de eso interminables “cargando”? Pues ahí es precisamente donde entra en acción el SanDisk Extreme Pro.

 Características técnicas del SanDisk Extreme Pro:

  • Nombre: SanDisk Extreme Pro.
  • Capacidades: 240, 480 y 960 GB.
  • Controlador: Marvell 88SS9187.
  • NAND: SanDisk 2nd Generation 64Gbit 19nm MLC.
  • Lectura secuencial: 550 MB/s.
  • Escritura secuencia: 520 MB/s para modelo de 240 GB y 515 MB/s para resto de modelos.
  • Lectura aleatoria 4 KB: 100K IOPS.
  • Escritura aleatoria 4 KB: 90K IOPS.
  • Temperatura de funcionamiento: desde 0ºC hasta 70ºC.
  • Temperatura de almacenamiento: desde -55ºC hasta 85ºC.
  • Dimensiones: 69,85 mm x 100,5 mm x 7,0 mm.
  • Interfaz: SATA 3.0 (6 Gb/s).
  • Cifrado: No.
  • Garantía: 10 años.
  • Tecnología nCache para juegos.

 Análisis externo de la caja y el SSD:

SanDisk Extreme Pro

El disco duro viene dentro de una sencilla caja de cartón de reducidas dimensiones, lo justo para incluir dentro el disco duro que está fabricado en plástico y que personalmente me recordó al acabo de los juegos para NES (aunque es una apreciación muy personal), el disco duro está protegido por una bolsa de plástico y también por un blister de plástico, después nos encontramos con adaptador para portátiles que más adelante explicaremos como se coloca, el cual también viene dentro de una bolsa de plástico y además de eso poco más: una pequeña hoja para ejecutar la garantía de 10 años y para actualizar el firmware además de descargar el programa de monitoreo SSD Dashboard de la propia SanDisk, junto con un papel con las instrucciones de instalación en diversos idiomas.

IMG_20150603_210526

Equipo utilizado para la instalación y pruebas:

Tal y como ya explicamos en la introducción, creemos que este tipo de disco duro es ideal para los portátiles de tipo gaming que incorporan una segunda bahía para instalar dos discos duros en el mismo portátil, es por ello que hemos decidido utilizar un portátil MSI GX70 el cual cuenta con las siguientes características técnicas:

  • CPU: AMD Quad Core A10-5750M (4M Cache, hasta 3.50 GHz).
  • Sistema Operativo: Windows 8.1 (64 bits).
  • Chipset: Bolton M3.
  • Memoria RAM: 8 GB DDR3L a 1600MHz.
  • Pantalla: 17.3″ Full HD (1920×1080 píxeles).
  • Tarjeta gráfica: AMD Radeon HD 8970M con 2 GB GDDR5.
  • Disco duro: Hitachi de 750 GB con interfaz SATA a 7200 rpm.

Instalación del SSD en un portátil:

La instalación es mucho más sencilla de lo que muchos podrían pensar, tan sólo hay que apagar el portátil, darle la vuelta y retirar los tornillos que cubren la parte trasera (con esto seguramente perderemos la garantía del fabricante, aunque no en el caso de MSi), una vez retirada la carcasa insertamos el adaptador para portátiles que hará de base para evitar torsiones al mover el portátil, hacemos coincidir los pines de conexión del SSD SanDisk Extreme Pro con los del portátil en la bahía libre y empujamos hacia dentro hasta cerciorarnos de que la instalación se ha hecho correctamente.

A continuación, una vez con el disco duro ya instalado nos toca iniciar el sistema, ir a “Este Equipo” en el escritorio de Windows 8.1 o similar en sistema operativo que uséis y comprobar que todo está correctamente y que la unidad aparece, junto con su capacidad, que en el caso del SSD se queda en 223.57 en forma de dos particiones, una de 600 MB en Fat32 y otra de 222.98 GB en formato NTFS que nos bastará para instalar (o mover) el sistema operativo y algunos programas de los que utilicemos con mayor habitualidad.

A continuación os dejamos un vídeo con el proceso de instalación para los dummies:

Mover el sistema operativo al disco duro SSD:

Es interesante que el sistema operativo esté en el disco duro SSD, ya que notaremos que irá mucho más rápido, sobretodo a la hora de encender el portátil o de cargar programas. Podemos dejar el otro disco duro SATA para almacenamiento de archivos multimedia como canciones, vídeos o fotos que tengamos, así como programas de baja demanda de recursos.

No obstante, y si vamos a utilizar el disco duro para almacenamiento de juegos o programas tipo CAD o similar, que terminan ocupando muchos gigabytes, lo ideal sería optar por el modelo de mayor tamaño de almacenamiento.

Para mover el sistema operativo al disco duro SSD lo mejor es utilizar un programa como el AOMEI Partition Assistant o Acronis True Image que están disponible para Windows, y que nos permite mover particiones o la distribución basada en GNU/Linux, CloneZilla, que es totalmente gratuita aunque requiere de un mayor nivel de conocimientos por parte del usuario.

Por último, hay que decir que la propia SanDisk recomienda utilizar EZ GIG IV para clonar discos.

Monitorea la actividad del disco duro con SSD Dashboard:

Podéis descargaros una herramienta muy interesante que SanDisk nos proporciona de forma gratuita y a través de la cual veremos información sobre el estado del disco duro, tendremos acceso a herramientas de diagnóstico, ajustes y también a ayuda. También es posible actualizar el firmware y comprobar si nuestra unidad SSD se encuentra ya actualizada a la última versión.

SSD Dashboard se puede descargar desde este enlace y en la versión actual ocupa 127 MB. A continuación unas captura de imagen con la herramienta funcionando en nuestro disco duro de 240 GB.

SanDisk SSD Dashboard

Monitorización espacio en disco, versión de firmware, temperatura, interfaz, etc.

SanDisk SSD Dashboard

Gráficos de rendimiento del SanDisk Extreme Pro Solid State Drive.

SanDisk

Prueba S.M.A.R.T. realizas en el disco duro sin que se hayan detectados problemas.

Pruebas de rendimiento SanDisk Extreme Pro 240 GB:

Hay que aclarar que desgraciadamente, el portátil donde ha sido analizado el disco duro SanDisk Extreme Pro solamente soporta una velocidad de interfaz de 3 GB por segundo, la velocidad potencial del SSD es justamente del doble, 6 GB/s, aún así, las mejores de rendimiento son evidentes.

 CristalDiskInfo:

Podemos ver el estado de salud del disco, que es bueno (no el del otro disco que tiene 8 sectores reasignados, por lo que todavía no debería preocuparnos, ya que todos los discos disponen de sectores de reasignación automáticos), las características soportadas, los modos de transferencias soportados, interfaz utilizada y otros datos técnicos.

NOTA: En caso de tener fallos en sectores reasignados recomiendo la utilización del programa HDD Regenerator de Dmitriy Primochenko.

CristalDiskInfo

HD Tune:

Aquí os dejamos los datos de rendimiento en HD Tune Pro del disco duro SSD SanDisk de 240 GB, aunque hay que decir que en esta ocasión el disco duro se ve limitado por la interfaz de 3 GB/s.

HD Tune Pro

Resultados de lectura en HD Tune Pro utilizando una interfaz limitada a 3 GB/s.

Datos de la unidad SATA Hitachi de 750 GB que traía el portátil de serie, los diferencia entre uno y otro disco duro son más que evidentes.

HD tune Pro

Ya veis que incluso en los casos en los que no podáis sacarle todo el rendimiento posible, los tiempos de acceso y las velocidades de lectura no tienen nada que ver, y por tanto, si merece la pena la compra de un disco duro de estas características.

CrystalDiskMark:

Crystal Disk Mark

Resultados del SSD SanDisk Extreme Pro.

Crystal Disk Mark

Nuevamente el disco duro de Hitachi se queda muy por detrás.

Conclusión final:

A pesar de que no hayamos podido sacarle todo el potencial al disco duro SSD SanDisk Extreme Pro, lo que está claro es que su rendimiento es muy superior a los discos duros convencionales y ahora que los precios están más bajos, merece mucho la pena su compra. Hemos demostrado que merece la pena su instalación en portátiles aún incluso si la interfaz utilizada es de 3 GB/s, ya que los resultados de rendimiento son mucho más consistentes y notaréis las diferencias.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No Comments

Leave a Reply